Detectá dinámicas Monsters

Observa tu ecosistema productivo y descubre las dinámicas dañinas.

Indice

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 35 segundos

Hola, cazamonsters!

La productividad es una de las claves para el éxito en cualquier campo, ya sea en el trabajo, en los estudios o en cualquier otra actividad que requiera tiempo y aprendizaje. Sin embargo, no todas las dinámicas son productivas. En este posteo vamos a explorar las dinámicas productivas y te vamos a mostrar algunas dinámicas monsters.

¿Qué es una dinámica?

Antes de empezar, es importante definir qué es una dinámica. En este contexto, una dinámica es un conjunto de acciones o hábitos que seguimos para llevar a cabo una tarea o actividad. Por ejemplo, la dinámica que siguió para preparar una presentación puede incluir la investigación, la selección de materiales, la elaboración de un esquema, la creación de diapositivas y la revisión final.

Una dinámica productiva es aquella que nos permite alcanzar nuestros objetivos de manera eficiente y efectiva, maximizando nuestro tiempo y esfuerzo.

Una dinámica monster, por el contrario, nos lleva a perder tiempo y energía en tareas que no contribuyen significativamente a nuestros objetivos. Es toda dinámica que nos tiene rehenes de un resultado no deseado. Como caer por un tobogán no productivo sin poder evitarlo.

¿Alguna vez ha tratado de hacer varias tareas al mismo tiempo? Es como tratar de equilibrar un plato en la cabeza mientras te cepilla los dientes y te peinas al mismo tiempo. ¿Por qué hacer eso cuando puedes simplemente centrarte en una tarea a la vez? Es como el viejo dicho, “divide y vencerás”. En este caso, “divide y serás más productivo”.

Y si tu respuesta es puedo hacer exitosamente varias tareas a la vez, podríamos hacer aún más si las delegaras.

¡Procrastinar es el infierno productivo!

Otra dinámica monster es la procrastinación. Dicen que es una de las dinámicas preferidas de los monsters. A menudo posponemos tareas importantes porque parecen abrumadoras o porque simplemente no queremos hacerlas. Sin embargo, la procrastinación sólo nos lleva a perder tiempo ya sentirnos estresados y frustrados. Para evitar la procrastinación, es importante dividir las tareas en pequeñas acciones y establecer plazos realistas para completarlas. También puede ser útil hacer una lista de las tareas por orden de prioridad y empezar por las más importantes.

Ahora, hablemos de la procrastinación. La procrastinación es como tratar de correr una maratón en pantuflas. Es cómodo al principio, pero eventualmente te darás cuenta de que no estás avanzando. Así que, en lugar de postergar tus tareas importantes, comienza temprano y ponte en marcha. ¡No te quedes atrás como el tipo con pantuflas en una carrera!

Al programar nuestras tareas y actividades, podemos maximizar nuestro tiempo y esfuerzo y asegurarnos de alcanzar nuestros objetivos en el plazo previsto. Una buena planificación incluye establecer objetivos claros y realistas, identificar las tareas necesarias para alcanzar esos objetivos, establecer plazos para cada tarea y hacer un seguimiento del progreso.

Delegar es confiar

Otra dinámica productiva es la delegación. A menudo queremos hacer todo por nosotros mismos, pero esto puede nos a sentir abrumados ya perder tiempo en tareas que podemos delegar a otros. Delegar tareas nos permite centrarnos en las tareas más importantes y nos ayuda a aprovechar mejores nuestros recursos, incluyendo nuestro tiempo y energía.

Planificar es saludable para el alma de la empresa

La planificación es clave para la productividad. Es como planear un viaje por carretera. Si no sabes a dónde vas, terminarás en cualquier parte. Así que, planifica tus tareas y objetivos de manera clara y realista. ¡No te pierdas en el camino como un turista perdido!

Como puedes ver la delegación es muy importante para ser productivo. Es como ser un director de cine. No puedes hacer todo tú solo, necesitas confiar en tu equipo y delegar responsabilidades para que la película sea un éxito. Así que, delega lo que puedas y deja que los demás hagan su trabajo. ¡No seas el controlador en jefe!

¡Hacé más en menos tiempo!

La gestión del tiempo también es una dinámica productiva importante. Al maximizar nuestro tiempo, podemos hacer más en menos tiempo y alcanzar nuestros objetivos de manera más eficiente. Algunas estrategias efectivas para la gestión del tiempo incluyen establecer plazos realistas para las tareas, identificar y eliminar distracciones, establecer horarios y rutinas regulares y utilizar herramientas y técnicas de gestión del tiempo, como la técnica Pomodoro o el método GTD.

Por último, podremos de la gestión del tiempo. La gestión del tiempo es como jugar al ajedrez. Si no planificas tus movimientos con anticipación, puedes terminar en jaque mate. Así que, establece plazos concretos, utiliza herramientas de gestión del tiempo y evita las distracciones. ¡No te dejes “jugar” por el tiempo!



¡Compartí el post!

Facebook
LinkedIn
WhatsApp

Seguir leyendo